Siempre consulte con su gobierno o autoridad y negocios locales para obtener la información más actualizada sobre lo que está abierto y cómo están operando.

RECOMENDACIONES PARA LA REAPERTURA

Cómo reducir nuestro riesgo del COVID-19 mientras vuelven a abrir los estados y las áreas locales

¿QUÉ TIPOS DE LUGARES ESTAN REABRIENDO EN MEDIO DE LA PANDEMIA DEL COVID-19? 

Poco a poco, los estados y las comunidades de todo el país están modificando sus medidas y ordenes de quedarse en casa. Esto significa que ciertos negocios y lugares públicos están reabriendo sus puertas por etapas, lo cual generalmente requiere seguir algunas restricciones establecidas para limitar el riesgo de exponerse al virus que causa el COVID-19. Los tipos de negocios o lugares públicos que se están abriendo de nuevo varían entre comunidades, lo que hace confuso mantenerse al día con las pautas actuales al nivel local en comparación con las pautas estatales o federales.

Para mantenerse al día sobre las últimas recomendaciones de reapertura en su comunidad, puede visitar los sitios web de su departamento de salud y gobierno local o estatal. También puede seguir a su departamento de salud local y a su gobernador o alcalde en las redes sociales o puede buscar noticias locales para más información.

Existen diferencias locales pero los tipos de negocios que están reabriendo en algunas comunidades incluyen (pero no se limitan a):  

  • Iglesias y lugares religiosos
  • Negocios de manufacturación
  • Oficinas donde el teletrabajo (trabajar desde casa) es difícil de realizar  
  • Parques al aire libre y centros recreativos 
  • Museos al aire libre
  • Negocios de cuidado personal (peluquerías, salones de uñas, gimnasios, etc.) 
  • Restaurantes
  • Tiendas y centros comerciales

Siempre consulte con su gobierno o autoridad y negocios locales para obtener la información más actualizada sobre lo que está abierto y cómo están operando. Es una buena práctica preguntar a los negocios locales qué medidas están siguiendo para disminuir el riesgo de contagiarse del virus. Así como es importante mantenerse informado sobre las últimas actualizaciones, también es importante tener en cuenta su situación única; es decir, sus propios riesgos y los de su familia al tomar cualquier decisión relacionada con salir a lugares públicos. Estas decisiones personales y familiares también deben de hacerse tomando en cuenta el bienestar de los demás y de toda su comunidad.

 

¿LAS REAPERTURAS SIGNIFICAN QUE EL COVID-19 YA NO ES UN RIESGO PARA NUESTRA SALUD? 

La mayoría de nosotros estamos ansiosos por recuperar algo de normalidad en nuestras vidas, pero la realidad es que, aunque algunos establecimientos se vuelven a abrir, la pandemia no ha terminado y el virus que causa el COVID-19 es y será parte de nuestras vidas hasta que exista una vacuna o un tratamiento efectivo. La pandemia del COVID-19 ha afectado a todos los sectores de la sociedad, incluyendo la economía. Las decisiones de modificar medidas y ordenes de quedarse en casa y reabrir algunos negocios gradualmente tienen en cuenta muchos factores, tanto desde una perspectiva de salud pública como económica. Estos factores incluyen el número de casos confirmados y la disponibilidad de pruebas; la capacidad de rastrear infecciones y del sistema de la salud para tratar a los infectados; la tasa de desempleo, la pérdida de ingresos de pequeños negocios y el riesgo de bancarrotas, entre otros. 

El reabrir ciertos negocios por etapas se espera que ayude a que la economía comience a recuperarse, pero todavía existe el riesgo de infectarse con el COVID-19. Los estados, los condados y las ciudades continuarán monitoreando cómo se desarrolla la pandemia del COVID-19 durante el proceso de reapertura y pueden modificar sus recomendaciones de nuevo en cualquier momento dado. Por lo tanto, depende de todos nosotros seguir tomando medidas diarias para prevenir y reducir nuestro riesgo de exponernos al virus, infectarnos y contagiar a otros. 

 

¿CÓMO PUEDO PROTEGERME EN LUGARES PÚBLICOS DURANTE LA PANDEMIA DEL COVID-19? 

A pesar de muchas reaperturas, debido a que las infecciones por el COVID-19 siguen aumentando en muchas áreas, es mejor ser precavidos al tomar decisiones sobre salir y quedarse en casa lo más que pueda. Esto es especialmente cierto si usted o aquellos en su hogar y con quienes interactúa regularmente tienen un mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves por el virus. A veces, las responsabilidades familiares o del trabajo requieren que salgamos de nuestra casa a lugares públicos. Estos incluyen hacer mandados para necesidades esenciales, como comprar alimentos, recoger medicamentos, obtener gasolina, buscar atención médica o servicios bancarios, etc. o simplemente ir a trabajar. Aparte de estas actividades esenciales, dadas las muchas reaperturas en todo el país, algunas personas también están participando en actividades que no necesariamente se consideran esenciales. Por la razón que sea, cada vez que salimos de nuestras casas, corremos algún tipo de riesgo con respecto al COVID-19.

Muchos expertos en salud pública aconsejan tener en cuenta cuatro factores principales y hacerse estas preguntas al evaluar el nivel de riesgo del COVID-19 en lugares públicos y al hacer ciertas actividades. Estos incluyen: 

  • ¿Cuánto tiempo pasará en contacto con otras personas? 
    • El riesgo del COVID-19 será más alto mientras más tiempo pase cerca de otras personas en un lugar público. Mantenga el tiempo que pase cerca de personas breve. 
  • ¿Qué tan cerca estará de otras personas? 
    • El riesgo del COVID-19 será más alto lo más cerca que este de otras personas. Evite el contacto cercano con otros y recuerde mantener por lo menos 6 pies de distancia entre usted y otros. 
  • ¿Con cuántas personas estará interactuando? 
    • El riesgo del COVID-19 será más alto si está conviviendo o compartiendo con más personas. Evite los lugares o actividades con mucha gente.  
  • ¿En qué tipo de lugar estará? 
    • El riesgo del COVID-19 será más alto en lugares encerrados y pequeños. Escoja lugares al aire libre lo más que se pueda. 

En general, su riesgo de contraer el COVID-19 aumenta entre más tiempo pase y más cerca esté con personas infectadas. También aumenta su riesgo cuando interactúa con grupos de muchas personas, especialmente en lugares públicos que son adentro o encerrados.

Una persona infectada con el COVID-19 puede estar sin síntomas en un momento dado (ya sea presintomático o asintomático) y aún tener la habilidad de transmitir el virus. Por eso es importante que todos nosotros seamos consistentes en tomar medidas preventivas para reducir el riesgo de transmitir el COVID-19 y su impacto en nuestra comunidad. 

Cuando haga mandados o participe en otras actividades en lugares públicos, siga estos pasos para reducir su riesgo de COVID-19:

  • Planee con anticipación y sea flexible:
    • Quédese en casa si está enfermo. 
    • Use los servicios en línea en lugar de salir, cuando son disponibles. 
    • Antes de salir a un lugar en particular, fíjese en su sitio web o llame y pregunte sobre las medidas de seguridad. 
    • Al escoger dónde ir, piense en los cuatro factores mencionados anteriormente para evaluar el riesgo del COVID-19. Cuanto más se aplique estos factores, mayor será el riesgo. Si llega a un lugar y nota los cuatro factores, considere salir y regresar en otro momento. 

 

  • Sea responsable y precavido en un lugar público y al salir afuera:
    • Use una mascarilla de tela. 
    • Evite tocarse la cara, los ojos, la nariz y la boca. 
    • Evite las superficies que toquen otras personas o límpielas con frecuencia, si es posible. 
    • Practique el distanciamiento físico (manténgase al menos a 6 pies de distancia de los demás). 
    • Mantenga las interacciones con los demás a lo mínimo. 
    • Use desinfectante para manos después de salir de las tiendas, y durante y después de una actividad. 
    • Lávese las manos con agua y jabón por al menos 20 segundos cuando llegue a casa. 

 

¿ES SEGURO COMENZAR A REUNIRSE CON OTROS? 

Desde la perspectiva de controlar y reducir la propagación de una enfermedad, el juntarse en grupo no ayuda, ya que aumenta nuestro riesgo de exponernos, de infectarnos, y de propagar el COVID-19. El disminuir el impacto de COVID-19 en nuestras comunidades, hospitales y sistema de la salud, o incluso en nuestra propia familia estos últimos meses nos ha animado a permanecer en casa lo más posible. Ha sido difícil, y a pesar del costo que el COVID-19 ha cobrado en nuestras vidas, la economía y nuestras comunidades, nuestras acciones también han salvado vidas. Incluso con muchas reaperturas locales, debemos continuar poniendo de nuestra parte y tomar medidas diarias para prevenir y disminuir el riesgo y los efectos de COVID-19.

La falta de reuniones y actividades sociales durante un período prolongado puede afectar nuestra salud mental, especialmente en culturas como la cultura latina que valoran mucho juntarse y pasar tiempo cara a cara con familiares, amigos y otros conocidos. Afortunadamente, muchos están encontrando maneras de mantenerse socialmente conectados virtualmente con la ayuda de la tecnología y las redes sociales, así como con celebraciones desde un automóvil (carro) donde se puede mantener el distanciamiento físico. A pesar de estos esfuerzos, con la reapertura de los estados y el clima más agradable del verano muchos de nosotros probablemente hemos comenzado a saber de, ver o incluso participar en algunas reuniones de grupos o convivencias. 

A medida que esta tendencia continúa, y si se va a reunir con otros a pesar de las recomendaciones oficiales, recuerde los cuatro factores principales mencionados anteriormente cuando evalúe el nivel de riesgo involucrado con las actividades. En general, su riesgo de contraer el COVID-19 aumenta entre más tiempo pase y más cerca esté con personas infectadas. También aumenta su riesgo cuando interactúa con grupos de muchas personas, especialmente en lugares públicos que son adentro o encerrados.

Además de esto, debe considerar cuántos casos de COVID-19 hay en su área, ya que cuanta más transmisión del COVID-19 haya en su comunidad, más alto es el riesgo de que se propague durante una reunión de grupo. Recuerde que una persona infectada con el COVID-19 puede estar sin síntomas en un momento dado y aún tener la habilidad de transmitir el virus. Los factores de riesgo propios y los de su familia y sus comportamientos para minimizar su exposición al virus también deben tenerse en cuenta, así como los factores de riesgo y los comportamientos de aquellos con quienes se reunirá. 

Para reducir el riesgo de COVID-19, asegúrese de: 

  • Reunirse al aire libre en lugar de adentro. Si reunirse adentro es la única opción, abra las ventanas para aumentar la ventilación en el área. 
  • Juntarse en lugares más grandes con menos personas. 
  • Practicar el distanciamiento físico (manténgase al menos a 6 pies de distancia de los demás), incluso al saludar y despedirse de los demás. 
  • Usar una mascarilla de tela que cubra bien su boca y nariz. 
  • Evitar tocarse la cara, los ojos, la nariz y la boca. 
  • Evitar compartir alimentos, bebidas, utensilios, juguetes u otros artículos. 
  • Mantener las interacciones cortas, a no más de unas pocas horas. 
  • Lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos durante y después de que termine la reunión. Si no hay agua y jabón disponibles, use un desinfectante para manos con al menos 60% de alcohol.  
  • Limpie las superficies que hayan sido tocadas por otros antes y después de que termine la reunión. 
     

¿CUÁNDO SE ABRIRÁN LAS ESCUELAS Y GUARDERÍAS PARA BEBÉS Y NIÑOS? 

A medida que los estados y las comunidades se vuelven a abrir, los sistemas escolares están trabajando con los funcionarios de salud estatales y locales para decidir cuándo y cómo abrirán las escuelas y colegios. Mientras algunas guarderías para bebés y niños han permanecido abiertas, principalmente para cuidar a los hijos de trabajadores esenciales, están tomando en cuenta diferentes factores y buscando orientación sobre cuándo y cómo volver a abrir de la manera más segura posible. Los CDC están ofreciendo información para ayudar a las escuelas y guarderías (centros de cuidado infantil) para proteger la salud de sus estudiantes, maestros, administradores y personal. Parte de esta información incluye aconsejar a las escuelas que tengan suficientes suministros disponibles para apoyar las prácticas saludables de higiene, y para limpiar y desinfectar rutinariamente objetos y superficies que se tocan con frecuencia. Esté atento a la información de su distrito escolar. La información puede venir por teléfono, correo electrónico o sitio web, según el plan de comunicación de su escuela. Los medios de comunicación locales también pueden proporcionar actualizaciones, ya que muchas veces están al tanto de esta información. 

Como padres, es normal tener inquietudes o preocupaciones sobre enviar a sus hijos a la escuela durante una pandemia. Cualquier decisión que tome debe considerar el bienestar social, emocional y físico general de su(s) hijo(s) y su familia, al igual que sus necesidades particulares. Para obtener más información sobre cómo se desarrolla el COVID-19 en los niños, consulte la sección Sobre COVID-19 de nuestra página web. 

 

¿DÓNDE PUEDO ENCONTRAR MÁS RECURSOS?

Los CDC han desarrollado una "Guía de reapertura para limpiar y desinfectar lugares públicos, lugares de trabajo, empresas, escuelas y hogares" que describe recomendaciones para desarrollar, implementar, mantener y revisar planes relacionados con reducir el riesgo de ser expuestos al COVID-19 en medio de reaperturas. La guía ofrece información adaptada a varios tipos de ambientes, como atención médica, hogar, transporte, negocios, entre ellos restaurantes y bares, y muchos lugares de la comunidad, que incluyen: